Tanzania apuesta por la conservación del flamenco enano

Salvados flamencos Lago Natron. ACTQ.-2

El Lago Natron en Tanzania es una maravilla natural y al mismo tiempo uno de los lugares más misteriosos del mundo. Está situado en la frontera con Kenia, al norte del cráter de Ngorongoro y al este del Parque del Serengeti. Un paisaje absolutamente irreal, famoso por sus condiciones extremas, ya que sus aguas alcanzan temperaturas infernales y su alcalinidad es similar a la del amoniaco.

 Junto a sus orillas no ha podido establecerse jamás ningún asentamiento humano, y el lago es conocido por sus animales petrificados, que al contrario de lo que se piensa, no mueren por el lago en sí, sino que los que han tenido la desgracia de morir allí son momificados por las sustancias que contienen sus aguas.

Sin embargo, como una de tantas maravillas a las que nuestro planeta nos tiene acostumbrado, en sus aguas de color rojo intenso ocurre un gran milagro: y es que más de dos millones y medio de flamencos enanos, que suponen dos tercios de la población mundial, han hecho de este lugar su hogar. Se considera uno de sus únicos lugares de reproducción, y en verano anidan allí buscando las cianobacterias presentes en el agua.

Sin embargo, en los últimos años existía una grandísima preocupación  ya que el Gobierno tanzano y una empresa india contemplaban construir en sus orillas una gran planta de sosa que causaría daños irreversibles al entorno y la desaparición de la población de flamencos. 

Ante el peligro, Birdlife International puso en marcha una campaña mundial denominada “Think Pink“, piensa en rosa, destinada a evitar el gran desastre. Y, tras muchos años años de lucha, han visto hacerse realidad sus reivindicaciones… el gobierno de Tanzania ha decidido abandonar los planes de construir la planta a las orillas del Lago Natron. 

Sin duda una preciosa noticia que comentar con nuestros hijos en nuestro camino para enseñarles sobre la belleza de nuestro hogar, el planeta tierra, en el cual me considero una mera invitada, sus maravillas naturales, y el extremo peligro en que se encuentra. 

Después de 10 años y de la fuerte presión recibida, el Gobierno Tanzano ha dado marcha atrás en su proyecto de implantar una fábrica de sosa a las orillas del maravilloso Lago Natron, salvando así a tres millones de flamencos enanos.

Autor entrada: Mamá

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.